lunes, 21 de agosto de 2017

Casilla de Peones Camineros

Las Casilla de Peones Camineros en primer lugar deberían ser protegidas por quien sea; apenas si quedan unas docenas en España... vamos sus tapias quería decir. Sin embargo esta vez y por casualidad dimos con una de estas en muy buenas condiciones.





Las casillas de peones de camineros se diseñaron con la mayor economía de medios, sin tener en cuenta la componente estética y se prescindió de todo tipo de decoración.
La función de la casilla no era otra que la de dar un cobijo adecuado a las familias de los peones camineros.
Su ubicación estaba junto a la carretera para facilitar la atención continuada al tramo asignado. En general estaban aisladas y fuera de las poblaciones. En un lugar alto y despejado desde el cual se pudiese visualizar de la manera más amplia posible el tramo asignado. Debía tener agua abundante tanto para la higiene de los mismos como para mantener el arbolado alrededor de la casilla para hacer más agradable la estancia en ella en las épocas estivales. También su ubicación podía estar influida  por otros motivos como un paso peligroso o desfiladero.






Los primeros modelos oficiales eran viviendas individuales con una superficie edificada de 79,67 m2 y un pequeño huerto o jardín de 27,90 m2.
Después, en 1859, se apostó por el modelo de casillas pareadas, no sólo para evitar el aislamiento sino también para minimizar el costo de la obra. Se redujo la superficie de construcción a 109,05 m2, ya que se disponía como zonas comunes el vestíbulo y el huerto, que se incrementó a 68,97 m2 para las dos familias.
En el patio de la casa se instaló un pozo y el excusado y el peón también podía guardar la leña y sus herramientas de trabajo.






Era obligado que el peón residiese en su casilla, con su familia, si la tenía.
A mediados del siglo pasado, los peones camineros empezaron a vivir en los pueblos y atendían su tramo mediante una motocicleta, por lo que no era necesario que vivieran en el tramo que atendían.
A medida que fueron abandonando sus casillas, éstas se iban demoliendo debido a que ya no eran necesarias y para evitar su ocupación o uso fraudulento.
Gran parte de las casillas fueron demolidas, pero algunas que no lo fueron devinieron en ruina. Algunas de ellas han quedado como fantasmas a la vera de la carretera.









Restaurante Torre Eiffel (Abandonado)



El progreso que significa para algunos la prosperidad se cierne en desastre para otros.
Eso fue lo que paso con este restaurante hotel, enclavado estratégicamente en la nacional que une Castilla la Mancha con Extremadura.
Tantos y tantos años había sido lugar de obligatoria parada para viajeros antes de pasar el afamado puerto de montaña. Sin embargo la finalización y puesta en marcha del ansiado túnel para muchos dio al traste con tan lucrativo negocio.